Periodontitis

Periodontitis

Nombres alternativos   

Enfermedad gingival: piorrea; Inflamación de la encía con compromiso del hueso

Definición   

Es un trastorno dental resultante de la progresión de la gingivitis que involucra inflamación e infección de los ligamentos y huesos que sirven de soporte a los dientes.

Causas, incidencia y factores de riesgo   

La periodontitis se origina cuando la inflamación y la infección de las encías (gingivitis ) no se trata o cuando el tratamiento se retrasa. Dicha infección e inflamación se disemina desde la encía (gingiva) hasta el ligamento y el hueso que sirven de soporte a los dientes. La pérdida de soporte hace que los dientes se aflojen y finalmente se caigan. La periodontitis es la causa principal de la caída de los dientes en los adultos y no es una enfermedad común en los niños, pero se incrementa durante la adolescencia.

La placa y el sarro se acumulan en la base de los dientes. La inflamación hace que entre la encía y los dientes se formen bolsas que se llenan de sarro y de placa, lo cual hace que la inflamación del tejido blando atrape la placa en la bolsa. La inflamación continua causa finalmente la destrucción de los tejidos y el hueso alrededor de los dientes; y debido a que la placa contiene bacterias, es probable que se desarrollen infecciones e inclusive un  absceso dental, lo cual aumenta la proporción de destrucción ósea.

Síntomas   

  • Encías inflamadas
  • Encías que presentan un color rojo brillante o rojo purpúreo
  • Encías que tienen aspecto brillante
  • Encías que sangran con facilidad (presencia de sangre en el cepillo de dientes, incluso si el cepillado se hace con suavidad)
  • Encías que pueden ser sensibles al tacto, pero no necesariamente dolorosas
  • Mal aliento
  • Dientes flojos

Nota: los primeros síntomas son similares a los de la gingivitis.

Signos y exámenes   

Cuando el odontólogo examina la boca y los dientes, las encías están blandas, inflamadas y tienen un color rojo purpúreo. Se ven depósitos de placa y de cálculos que se forman en la base de los dientes, con bolsas agrandadas en las encías. Las encías por lo general no duelen o se sienten levemente sensibles, a menos que también exista un absceso dental. Los dientes pueden estar flojos y las encías retraídas.

La radiografía dental revela la pérdida del hueso de soporte y también puede mostrar la presencia de depósitos de placa bajo las encías.

Tratamiento    

El objetivo del tratamiento es reducir la inflamación, eliminar las bolsas si éstas existen y corregir las causas subyacentes. Se deben reparar los irritantes dentales tales como las superficies ásperas de los dientes o los aparatos dentales; además debe tratarse la enfermedad generalizada u otras afecciones.

Es importante hacerse una limpieza dental cuidadosa que puede involucrar el uso de diversos instrumentos o aparatos para aflojar y remover los depósitos que se forman en los dientes (raspado). Después de realizarse una profilaxis profesional, es necesario hacer una higiene oral en casa que sea minuciosa para evitar mayor deterioro. El odontólogo o el higienista enseñan las técnicas del cepillado y del uso de la seda dental. Se recomienda que los pacientes que sufran esta enfermedad visiten al odontólogo para hacerse una limpieza dental profesional más de dos veces al año, que es el estándar.

Es posible que los tratamientos quirúrgicos sean necesarios e igualmente es probable que se requiera abrir y limpiar las bolsas profundas y brindar soporte a los dientes flojos. Por otro lado, la extracción (remoción) de uno de los dientes puede ser necesaria en casos de periodontitis avanzada, de tal manera que la destrucción no se disemine a los dientes adyacentes.

Expectativas (pronóstico)   

La remoción de la placa dental que se acumula en las áreas inflamadas puede ser incómoda. El sangrado y la sensibilidad de las encías deben desaparecer dentro de 1 ó 2 semanas del tratamiento. Cuando las encías están sanas son de color rosado y de aspecto firme y si no se tienen buenos hábitos de higiene oral durante toda la vida, la enfermedad puede volverse recurrente.

Complicaciones   

  • Recurrencia de la periodontitis
  • Absceso dental
  • Infección o abscesos del tejido blando (celulitis facial)
  • Infección de los huesos de la mandíbula (osteomielitis)
  • Boca de trinchera
  • Dientes móviles o pérdida de los mismos
  • Dientes que se tuercen o mueven

Situaciones que requieren asistencia médica   

Se debe buscar asistencia odontológica si se presentan signos de gingivitis o si el odontólogo recomienda el tratamiento de las condiciones subyacentes que contribuyen al desarrollo de la periodontitis.

Prevención    

El mejor método de prevención es una buena higiene bucal que incluya un cepillado completo, el uso correcto de la seda dental y una limpieza dental profesional hecha con regularidad. La prevención y el tratamiento de la gingivitis reducen el riesgo de desarrollo de la periodontitis.

 

                 

                         

Esta entrada fue publicada en Odontologia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s